Reportajes
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Reportajes


Aseguran que el siglo XX no fue el más caliente

Por Cristina Hernández-Espinoza*

Científicos estadounidenses cuestionan hipótesis que han fundamentado la lucha global contra el cambio climático, y creen que las recientes olas de calor y de frío pueden responder a variaciones naturales.

San Francisco.- Que el siglo XX fue el más caliente del milenio y que en cien años la temperatura del planeta podría incrementarse hasta en 3,5 grados centígrados son dos de las más publicitadas hipótesis en la lucha de la comunidad global contra el cambio climático.
¿Pero hay suficiente evidencia para sostenerlas? No, según el astrofísico Willie Soon.
A través del análisis de fósiles biológicos, tasas de acumulación de hielo, sedimentos en el lecho marino y anillos de los árboles, entre otros indicadores que los científicos denominan “proxy paleoclimáticos”, Soon sugiere que las mediciones que han fundamentado las políticas globales están erradas.
Investigador del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian de la universidad estadounidense de Harvard, Soon lideró un equipo que recopiló y analizó más de 200 reportes científicos producidos en los últimos 10 años.
“El objetivo de nuestro trabajo es lograr la comprensión del cambio climático en ámbitos locales y regionales en lugar de globales, porque estas son las medidas más relevantes de cambio, en un sentido práctico”, dijo Soon a Tierramérica.
“Esto es especialmente importante dado que sociedades, economías o esferas humanas no están ‘viviendo’ bajo una temperatura global”, explicó.
El equipo, que incluye científicos de las universidades estadounidenses de Harvard y Delaware, analizó minuciosamente, por ejemplo, archivos documentales sobre asentamientos vikingos en Groenlandia (986 DC), variaciones de los glaciares en Argentina y registros isotópicos de estalagmitas de la Cueva de Buda en China.
Su hallazgo, publicado en abril en el Journal of Energy and Environment, demostró que las últimas olas de calor y de frío pueden corresponder a variaciones climáticas naturales y no a emisiones de gases de efecto invernadero como se cree, y que el siglo XX no fue el más caliente del milenio.
Soon se incorpora así al cada vez más grueso batallón de científicos que pone en tela de juicio las afirmaciones del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), considerado la máxima autoridad en la materia.
Según el IPCC, que intenta descifrar el clima global de la Tierra a través de modelos matemáticos que simulen las interacciones del suelo, el mar y el aire, el siglo XX habría sido el más caliente del milenio, presumiblemente debido en gran parte a la actividad económica humana (plantas de energía, automóviles), responsable de la emisión de gases de efecto invernadero (como el CO2 principalmente) cuya acumulación aporta al calentamiento global.
El IPCC pronostica que entre 1990 y 2100 la temperatura global promedio podría incrementarse entre 1 y 3.5 grados centígrados. Si esto fuera así, se espera un aumento en la incidencia de olas de calor, inundaciones y sequías.
De ahí que el IPCC, establecido en 1988, persiga establecer normativas internacionales de control de emisiones de gases de efecto invernadero como el Protocolo de Kyoto.
El acuerdo, suscrito en 1997, aún no entra en vigor, debido sobre todo al rotundo rechazo de la administración de George. W. Bush, que considera que no existe suficiente evidencia científica para respaldar el protocolo.
La postura de Estados Unidos, responsable del 23 por ciento del total global de emisiones de dióxido de carbono, enfrentó una condena global.
Pero los modelos matemáticos del IPCC enfrentan varios cuestionamientos.
“Cada vez es más claro que el registro principal adoptado por el IPCC, desarrollado por Mann et al. (1999), presenta un sesgo por la subestimación de variaciones climáticas naturales en escalas de tiempo que van desde varias décadas a un siglo”, explicó Soon.
Según su estudio, titulado “Reconstruyendo Cambios Climáticos y Ambientales de los Pasados 1000 Años: Una Revaluación”, indicadores proxy climáticos de varias localidades confirman la existencia global de una anomalía climática denominada Período Medieval Templado (800 a 1300 DC) durante la cual se estima que la temperatura fue mayor a la del siglo XX.
Por ejemplo, el análisis de indicadores proxy marinos en la región denominada Pacific Warm Pool (Indonesia) demuestra que durante el Período Medieval Templado la temperatura en la superficie marina alcanzó un máximo de 30 grados centígrados, mientras en las dos últimas décadas registró sólo entre 28 y 29 grados.
Además, se confirmó la existencia de una Pequeña Edad de Hielo (1300 a 1900 DC) con temperaturas bajas extremas.
Las hipótesis de Soon son compartidas por otros científicos.
“Estimo que el Dr. Soon está en lo correcto (en afirmar que el siglo 20 no ha sido el más caliente del milenio). La mayoría de la literatura especializada acepta la existencia de un Período Medieval Templado, aunque se debate si en realidad fue un fenómeno global”, dijo a Tierramérica Richard S. Lindzen, profesor de Meteorología del departamento de Ciencia Atmosférica, Planetaria y de la Tierra del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT, por sus siglas en inglés).
En su Tercer Reporte de Evaluación (2001), elaborado por decenas de prominentes científicos, el IPCC desestimó la presencia de ambos períodos como un fenómeno global y otorgó particularidad a los niveles de calentamiento del siglo XX.
Pero pese a las discrepancias, tanto miembros del IPCC como expertos en Harvard son concluyentes al afirmar que existe un gran número de incertidumbres cuando se trata de determinar en qué proporción el calentamiento de la Tierra se debe a causas naturales o a emisiones de gases de efecto invernadero.
¿Se puede esperar la inclusión de estas variables naturales en los nuevos informes del IPCC?
Lindzen se muestra escéptico: “Tengo mis dudas. Participé ampliamente en el Tercer Reporte de Evaluación del IPCC y fue claro que existieron presiones políticas. La participación demandó mucho tiempo y no fue de valor científico”.
Mientras el IPCC prepara su Cuarto Informe de Evaluación para 2007, expertos como Soon, cuyos argumentos científicos alimentan la toma de decisiones en Washington, se proponen seguir buscando una teoría climática más sólida.

* La autora es colaboradora de Tierramérica.


Copyright © 2007 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 


Enlaces Externos

WWF-Adena

Convención de la ONU sobre Cambio Climático

Protocolo de Kyoto

Centro para el estudio del cambio climático

Journal of Energy and Environment

Panel Intergubernamental sobre cambio climático

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos