Reportajes
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Reportajes


La mafia se apodera del tráfico de tóxicos

Por Francesca Colombo*

Unas 158 familias del crimen organizado en Italia se enriquecen traficando 35 millones de toneladas de residuos tóxicos al año. El naciente y promisorio rubro mueve dos mil 600 millones de dólares al año y ha dado forma a un nuevo concepto: la “ecomafia”.

MILAN.- Los negocios tradicionales se quedaron cortos para la mafia italiana, que se diversifica hacia un nuevo y promisorio rubro: el tráfico de residuos tóxicos, peligroso para la salud de los habitantes y el ambiente de este país, y que mueve dos mil 600 millones de dólares por año.

Italia produce 80 millones de toneladas de residuos al año --entre basura urbana y desechos peligrosos-, de las cuales 35 millones están en manos de organizaciones criminales, como la "cosa nostra" de Sicilia, "La 'ndreghetta reggina" de Calabria, la "sacra corona" de Puglia o la "camorra" napolitana, encargadas de recolección, almacenamiento y reciclaje.

“Es un problema complejo. A las industrias les cuesta demasiado tratar sus residuos, por eso aceptan ofertas de empresas de los traficantes, que son hasta 400 veces menos costosas que las demás", explicó a Tierramérica Stefano Di Franco, comisario del Cuerpo Forestal de Roma, unidad policial especializada en la protección del ambiente.

Desarrollada en el siglo XIX en el sur del país, la mafia maneja 78 mil millones de dólares al año. Vive de la extorsión, el contrabando y el tráfico de drogas. Pero también controla la prostitución, la inmigración clandestina y el tráfico de órganos, animales y armas, según el estudio "Crimen y Dinero", publicado en 2002 por la Universidad Bocconi de Milán.

Su dinero “sporco” (sucio) se lava en el sistema financiero, en el sector inmobiliario --donde domina 60 por ciento de las licitaciones públicas--, en el comercio y la industria.

El crimen organizado tiene un pequeño ejército a su disposición: mil 500 jefes o “padrinos”, unos 100 mil miembros permanentes y 400 mil criminales “contratados” ocasionalmente.
Pero la basura tóxica es un negocio en crecimiento.

Este año, el Cuerpo Forestal descubrió en la meridional ciudad de Sicilia que la empresa petroquímica Enichem di Priolo arrojaba al mar desechos con concentraciones de mercurio 20 mil veces superiores al límite legal. Dieciocho personas fueron detenidas, 16 eran empleados de la compañía y uno resultó el funcionario provincial responsable de controlar a Enichen.

Esta empresa es parte del Instituto de Hidrocarburos Italiano (ENI), ya involucrado en delitos ambientales.

En 1998, 30 mil toneladas de residuos de la fabricación de zinc de una empresa química del grupo ENI fueron enterradas en dos sitios en la meridional Calabria, mientras en otras zonas se utilizaban para pavimentar carreteras rurales.

La “ecomafia”, formada por 158 familias, utiliza varias modalidades para deshacerse de residuos de la industria metalúrgica, polvos tóxicos de la siderurgia, transformadores con refrigerantes peligrosos como PBC, entre otros.

Los traficantes falsifican certificados de modo que la peligrosa carga se convierta en residuos domiciliarios y alteran permisos de transporte para trasladarlos de una región a otra y descargarlos en canteras de construcción, parques naturales protegidos, ríos, grutas, excavaciones en montañas, terrenos agrícolas y el mar.

”No son residuos tratados, ni descargas controladas. Simplemente son depositados en hoyos y cubiertos con tierra y piedras. Entran en contacto con aguas subterráneas y más tarde salen a la superficie de diversas maneras. El ciclo mortal termina cuando usamos esa agua contaminada para beber o regar los campos donde se cultivan frutas y verduras”, dijo a Tierramérica Stefano Ciafani, de la organización Ligambiente, la más grande de Italia.

En la zona napolitana de Caserta, en el sur, donde la camorra domina el mercado de basura tóxica, se registró un aumento de 400 por ciento de patologías cancerígenas en los últimos cinco años, según un informe del Ministerio de Salud Pública.

En esa región, los residuos se mezclan con cemento para construir casas y con asfalto para pavimentar calles.

El año pasado, la operación policial “Tierra verde” estableció que millones de toneladas de basura tóxica de algunas industrias septentrionales se trasladaron a regiones del centro y del sur, mediante simulación de operaciones de tratamiento de residuos, camuflaje de la carga como abono y fertilizante y falsificación de permisos de transporte.

A cambio de dinero, 14 agricultores aceptaron que esas descargas se hicieran en sus predios, donde se cría ganado lechero.

Aunque el tráfico de desechos es una historia vieja, salió a la luz en 1990 con las confesiones de algunos mafiosos arrepentidos.

Por entonces, las bandas criminales actuaban con impunidad, pues las leyes no castigaban esos delitos.

”Lo que sucede en Italia no ocurre en ningún país del mundo. Las organizaciones mafiosas son típicamente italianas, la ley no castiga de manera eficaz. Antes de abril de 2001, estos traficantes arriesgaban menos que alguien que robaba una manzana, y sólo obtenían una multa”, señala Ciafani.

En ese mes entró en vigencia una nueva ley que tipifica como delito el tráfico de residuos tóxicos, y prevé penas de uno a ocho años de prisión. El proyecto fue auspiciado por Ligambiente.

Fue entonces cuando el Cuerpo Forestal y la Guardia de Finanzas comenzaron investigaciones que permitieron develar parte de la trama.

Por ejemplo, en Murgia, sur del país, se enterraron en cuatro hectáreas restos de la industria peletera de la septentrional Toscana, fango de centrales de depuración de la occidental Lazio, residuos siderúrgicos de Lombardía y Véneto, ambas en el norte, y neumáticos triturados de la meridional Campania. Contenían peligrosos metales como cromo, níquel y plomo.

Según el Observatorio Nacional de Residuos, en 2001 desaparecieron 11,6 millones de toneladas de basura peligrosa.

Pero la mafia no actúa sola, pues cuenta con la complicidad de muchos funcionarios públicos.

Durante meses los desechos peligrosos del municipio de Busto Arsizi, en Lombardía, permanecieron junto a residuos urbanos de 27 alcaldías de la región, sin que nadie notara nada.

En diciembre de 2002 la policía detectó un negocio clandestino de recolección, transporte y eliminación de residuos, con seis funcionarios municipales y dos empresarios de la zona involucrados.

”La mafia se liga a los poderosos de turno de los ámbitos municipal, provincial y regional. Esto ocurre en todas las organizaciones criminales del mundo. Pero hoy combatimos este fenómeno y somos el único país que tiene una comisión parlamentaria que lo investiga. No es sólo un problema italiano, sino de los países industriales que depositan sus desechos en las naciones pobres”, señaló a Tierramérica Paulo Russo, presidente de la comisión parlamentaria que investiga el ciclo de residuos.

* La autora es colaboradora de Tierramérica.


Copyright © 2007 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 


Enlaces Externos

Sitio de legambiente (en italiano)

Sitio de Diritto all’ambiente (en italiano)

Parlamento italiano (en italiano)

Cuerpo Forestal (en italiano)

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos