Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Conectate

El cenote

Los cenotes son lugares sagrados para los mayas contemporáneos, como lo fueron para sus ancestros. Según la tradición, el agua que atesoran esos pozos es considerada “virgen o pura” debido a que no ha sido tocada por la luz.

Los mayas concedían gran importancia al cenote o Dzonot, en lengua maya, --que significa hoyo en el suelo o pozo--, por constituir una fuente de agua. Sin embargo, la religión es un aspecto primordial para comprender el sentido de los cenotes para esa milenaria cultura.

Majestuosas ceremonias tenían como escenario los cenotes. Y aquellos que eran utilizados en la práctica de rituales no podían ser empleados para el abastecimiento de agua.

La civilización maya perduró tres mil 400 años desde el establecimiento de las primeras aldeas, y habitó el extremo sudoriental de México --los estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo y partes de Tabasco y Chiapas-, así como los territorios de Guatemala y Belice y el occidente de Honduras y El Salvador.

El ayuntamiento de la ciudad de Mérida, capital de Yucatán, afirma que los estudiosos de la milenaria cultura han clasificado a los senotes en cuatro categorías: en forma de cántaro, de paredes verticales, en forma de aguada y en forma de caverna.

Esa misma fuente precisa que el desgaste producido por el agua de lluvia que caía por el suelo de Yucatán creó numerosos canales por los que el líquido acumulado fluía hacia el mar. Así se formó una red de ríos subterráneos que se fueron diluyendo hacia la roca madre, hasta labrar cavidades llamadas grutas, cuando están secas, y cenotes, si están inundados por el agua que corre en el subsuelo.

El sitio para exploradores La Venta define a la península de Yucatán como una altiplanicie calcárea caracterizada por la total ausencia de cursos de agua superficiales. Sin embargo, esa región es rica en agua localizada bajo la tierra, y las puertas de acceso a ese invisible mundo de agua son los cenotes, conectados a los túneles más profundos.

La exploración de los cenotes sagrados significa, además de una extraordinaria aventura en aguas limpias y tibias, una pieza fundamental en la investigación arqueológica.

Al abordar el tema de la arqueología subacuática en la zona maya, el Insitito Nacional de Antropología e Historia (INAH) señala que el creciente interés de los estudiosos en la historia maya hizo volver la mirada de éstos a los cenotes.

El INAH refiere las expediciones para el estudio biológico de los cenotes realizadas en los años 30 por la Carnegie Institution de Washington, que permitieron identificar 306 especies animales.

Para explicar cómo se hace arqueología bajo el agua, el INAH precisa que los materiales que permanecieron sumergidos requieren procedimientos especiales para su conservación. Por ejemplo, eliminar sales y secar cuerpos inorgánicos estables, como las rocas.

La búsqueda de evidencia arqueológica en lagunas y cenotes es realizada con asistencia de arqueólogos y restauradores especializados en buceo de altitud y de cuevas y cavernas.

Buceando en misteriosas cavernas o en mar abierto entre jade, oro, obsidiana, copal, madera, cerámica o concha se hallan prendas que quizá pertenecieron a doncellas mayas entregadas en ofrendada a los dioses.

El sitio web de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) precisa al respecto que no se trata de buscadores de tesoros, sino de practicantes de arqueología subacuática, una disciplina que pretende dar a conocer la riqueza del invaluable patrimonio cultural sumergido.

En 2001 se adoptó la Convención de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (UNESCO) para la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático

Un texto de la Fundación para el Fomento de los Estudios de Mesoamérica
muestra un análisis de objetos recuperados en cenotes, y otro de la misma institución incluye una relación de fotografías de piezas rescatadas en esos pozos.

Ayuntamiento de Mérida, Yucatán
Arqueología subacuática en la zona maya
¿Cómo se hace arqueología bajo el agua?
¿Cómo empezó la arqueología subacuática en México?
Universidad Autónoma de Yucatán
Convención de la UNESCO para la protección del Patrimonio Cultural Subacuático
Primera Conferencia Regional sobre Patrimonio Cultural Subacuático
Fundación para el Fomento de los Estudios de Mesoamérica
Fundación para el Fomento de los Estudios de Mesoamérica
Más sobre los mayas en el buscador de Yahoo
Mundo Maya (UMSNH)


Otros Conéctate
Bromuro de metilo Forum Barcelona 2004
Bienestar animal, bienestar humano Energía Solar Séptima conferencia de la convención de diversidad biológica
Armas de Destrucción Masiva Lucha en contra de la esclavitud Foro Económico Mundial
Tratados Antinucleares Desechos electrónicos Amazonía
A diez años del TLCAN Mitigación de gases invernadero Derechos Ambientales
Sociedad de la Información Foro de ministros ambientales Área de Libre Comercio de las Américas
Empresas petroleras extranjeras Año Internacional del Arroz Plumas de Cristal
El transporte verde Temporada de caza Protocolo de Kyoto
Clonación Humana Protocolo de Cartagena Día Mundial del Ozono
Parques Naturales Hacia Cancún El eucalipto
La cucaracha Las adicciones: el tabaco La poliomielitis
El telescopio Los murciélagos Aves rapaces
El peyote El cenote Desertización
Iguanas Los humedales Día Mundial 2003
Política ambiental de EE.UU. Legislación y derecho ambiental Genoma Humano
Hidrógeno Aves en peligro Mesopotamia
Neumonía atípica Emergencia humanitaria Los mayas
Iraq Minas antipersonales La sequía
Plagas del banano Partes de guerra El trigo
Armas en venta Bananas y plátanos Bosques y deforestación
Radiaciones solares Foro Social Mundial 2003 El arroz


Copyright © 2003 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

 
Crédito: INAH