Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Conectate

El peyote

El peyote, de sabor amargo debido a que contiene unos 60 alcaloides, ha perdurado a lo largo de los siglos como una especie sagrada para algunas culturas indígenas mexicanas. Pero la característica más conocida de esta planta es el singular efecto alucinógeno que produce en el organismo al ser ingerida.

Una ficha en la red describe a esa cactácea como una “planta en general provista de un tallo de forma globosa, pero a veces, y debido al crecimiento, se hace casi cilíndrico; es espinoso, con púas centrales en forma de gancho” y con flores amarillas, anaranjadas o rosa-violáceas que aparecen en diversas estaciones, según la especie.

Un estudio de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) de México refiere el profundo arraigo que tuvo el empleo de plantas alucinógenas en el seno de las antiguas culturas indígenas de América, donde existen más de cien especies vegetales con propiedades psicoactivas.

“Estas plantas contienen sustancias químicas –alcaloides-- capaces de promover estados anormales de conciencia que ocasionan alteraciones visuales, auditivas, táctiles, olfativas e incluso gustativas. Por esta razón son vistas por algunas culturas como portadoras de inteligencia y son consideradas instrumentos divinos, fuente de una profunda y misteriosa sabiduría, y de belleza e inspiración, así como un medio para mantener la integridad cultural”, explica ese texto.

Mediante prácticas rituales con plantas alucinógenas las antiguas civilizaciones indígenas pretendían “inducir experiencias de iniciación a ciertos misterios y para curar enfermedades del cuerpo y del alma”. Algunos tipo de hongos y plantas eran consumidos por los curanderos, sacerdotes o chamanes, afirma CONABIO.

Los tarahumaras, tepehuanes, coras y huicholes son algunas de las etnias de México que aún conservan costumbres rituales milenarias y cuyas leyendas, tradiciones e historia están asociadas de manera importante a las cactáceas.

La Revista Imaginaria muestra en Internet el trabajo de los franceses Antonin Artaud y Gerard Tournebize, autores de la obra “Viaje al país de los tarahumaras”, que comprende dos tomos.

La obra sostiene que las ceremonias religiosas de los tarahumaras condensan los conocimientos que esa etnia posee del mundo. Todos los elementos que intervienen en esos rituales, como el peyote, son simbólicos, agrega.

La ceremonia del peyote representa la curación del alma para los tarahumaras, quienes consideran a esa planta como un ser que tiene la facultad de enseñar al hombre el buen camino.

La revista El Mercurio refiere la controversia que el poyote generaba entre los colonizadores españoles de la Nueva España.

Las crónicas españolas mencionan “que aquellos nativos que comían el peyote eran poseídos por terroríficas visiones demoníacas”. El consumo del peyote fue duramente sancionado por la Santa Inquisición desde 1617.

“Fray Bernardino de Sahagún estimó, tomando como base diversos hechos históricos de la cronología india, que el peyote fue conocido por los chichimecas y toltecas por lo menos mil 890 años antes de la llegada de los europeos. Estos cálculos darían a esta planta divina de México una historia de unos dos milenios”, señala la fuente.

El sitio Cactusland publica una lista de cactus narcóticos, alucinógenos y medicinales del Nuevo Mundo, y explica que al menos 30 especies de cactáceas son conocidas como peyotes, pero “no todas tienen un registro histórico de haber sido usadas como alucinógenos”.

Una página sobre alucinógenos explica que mucho de lo que se sabe en la actualidad sobre el peyote tiene como fuente las crónicas de Francisco Hernández, médico del rey Felipe II de España, y quien viajó varias veces a México para comprobar el uso sagrado que las civilizaciones indígenas daban al peyote.

Sobre la toxicidad del peyote, el sitio Botánical afirma que no se han conocido casos de muerte por consumo de este alucinógeno.

Ese sitio sostiene que la mescalina tiene propiedades alicinógenas y psicoactivas que influyen en la percepción, en particular en el sentido de la visión.

El farmacólogo alemán Arthur Heffter extrajo la mescalina del peyote en 1896, dándose el primer caso de un compuesto alucinógeno aislado por el hombre.

La ingestión de la mescalina provoca alteración de la conciencia. Esa sustancia es tóxica en dosis mayores a 0.5 gramos y produce síntomas como náusea severa, vómito, taquicardia, ansiedad e hipertensión arterial.

Un riesgo importante al consumir la mescalina es la aparición de un síndrome psicótico en algunas personas.

Según la tradición, el peyote posee propiedades medicinales y es empleado para tratar la influenza, artritis, diabetes, malestares intestinales, efectos ocasionados por la mordedura de serpiente, piquete de escorpión y algún tipo de envenenamiento.

Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad
Ficha
Revista Imaginaria
Revista El Mercurio
Cactusland
Alucinógenos
Botanical

Otros Conéctate
Bromuro de metilo Forum Barcelona 2004
Bienestar animal, bienestar humano Energía Solar Séptima conferencia de la convención de diversidad biológica
Armas de Destrucción Masiva Lucha en contra de la esclavitud Foro Económico Mundial
Tratados Antinucleares Desechos electrónicos Amazonía
A diez años del TLCAN Mitigación de gases invernadero Derechos Ambientales
Sociedad de la Información Foro de ministros ambientales Área de Libre Comercio de las Américas
Empresas petroleras extranjeras Año Internacional del Arroz Plumas de Cristal
El transporte verde Temporada de caza Protocolo de Kyoto
Clonación Humana Protocolo de Cartagena Día Mundial del Ozono
Parques Naturales Hacia Cancún El eucalipto
La cucaracha Las adicciones: el tabaco La poliomielitis
El telescopio Los murciélagos Aves rapaces
El peyote El cenote Desertización
Iguanas Los humedales Día Mundial 2003
Política ambiental de EE.UU. Legislación y derecho ambiental Genoma Humano
Hidrógeno Aves en peligro Mesopotamia
Neumonía atípica Emergencia humanitaria Los mayas
Iraq Minas antipersonales La sequía
Plagas del banano Partes de guerra El trigo
Armas en venta Bananas y plátanos Bosques y deforestación
Radiaciones solares Foro Social Mundial 2003 El arroz


Copyright © 2003 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados