Análisis
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos


Tala y fuego asedian bosques en Guatemala

Por Jorge A. Grochembake*

“Estamos frente a una tragedia”, dicen conservacionistas, quienes aseguran que hasta 95 mil hectáreas de bosques se pierden al año en Guatemala. La Reserva de la Biosfera Maya y el parque nacional Laguna del Tigre son dos de las víctimas del tráfico de madera y de narcóticos.

GUATEMALA.- El patrimonio forestal de Guatemala, que incluye la Reserva de la Biosfera Maya --el bosque tropical más protegido de este país centroamericano--, puede tener las horas contadas.

Incendios forestales, actividades agrícolas y depredación amenazan el porvenir de los bosques, alertan conservacionistas.

Los intentos por hacer cumplir las leyes ambientales suelen ser repelidos a balazos, y más de un funcionario fue asesinado mientras investigaba el comercio ilegal de madera.

Según el Instituto Nacional de Bosques (INAB), Guatemala pierde 55 mil hectáreas de bosques cada año. Pero el consultor Edwin Garzona, del Centro de Acción Legal-Ambiental y Social (CALAS), estima que los terrenos deforestados anualmente podrían elevarse hasta 95 mil hectáreas.

“Nosotros sabemos que oficialmente son 80 mil hectáreas deforestadas cada año, pero agencias de cooperación internacional señalan que son 95 mil. Si sacamos un promedio de 85 mil hectáreas y hay una media anual de siete mil hectáreas reforestadas, entonces estamos frente a una tragedia”, advirtió Garzona en diálogo con Tierramérica.

“Esa proyección sería correcta si no se hicieran proyectos de reforestación y conservación de masa boscosa”, replicó a Tierramérica el gerente del estatal INAB, Luis Barrera.

La Reserva de la Biosfera Maya y el parque nacional Laguna del Tigre son dos de las víctimas del tráfico de madera y de narcóticos, para el cual se construyen pistas de aterrizaje clandestinas en estos ecosistema.

En el corazón del bosque maya, la Reserva de la Biosfera Maya, ubicada en el septentrional departamento de El Petén, fue creada con una extensión de casi dos millones de hectáreas.

El bosque maya comprende territorio de Guatemala, Belice y México, y constituye la segunda selva tropical más importante de América, después de la Amazonía sudamericana.

Laguna del Tigre, ubicado en el mismo departamento y con algo más de 48 mil hectáreas, fue incluido en la Lista de Humedales de Importancia Internacional desde 1990.

Lo que se salva de la tala, corre riesgo de morir bajo el fuego. En lo que va del año, 577 incendios devastaron más de 20 mil hectáreas de zonas forestales, la mitad en El Petén.

Pese a ese panorama, el gerente de INAB apuesta a que “aún podamos rescatar la masa boscosa”.

Guatemala inició este año un inventario forestal del territorio, que cuenta con 3,8 millones de hectáreas de bosque. Además, la institución --con un presupuesto de 13,9 millones de dólares para este año-- implementa planes de manejo y conservación y un proyecto de incentivos forestales que permitió, en cinco años, reforestar 40 mil hectáreas, afirmó Barrera.

A estos esfuerzos se suma el programa de manejo forestal en las zonas de recarga hídrica, que logró reforestar 27 mil hectáreas en 2002, y proyecta 42 mil para 2003.

El Congreso legislativo declaró el 9 de junio pasado de “urgencia nacional y de interés social” las campañas de reforestación y urgió a varias instituciones del
Estado a ponerlas en práctica. Esas tareas deben centrarse “en áreas cuya degradación ambiental resulta evidente”, añadió la declaración parlamentaria.

Pero el resguardo de los bosques requiere soluciones de fondo, responde Garzona, de CALAS.

“La primera causa (de la deforestación) es el avance de la frontera agrícola por la búsqueda de nuevas tierras de labranza, el aumento de los asentamientos humanos y las invasiones”, sostuvo. Por tanto, se deben impulsar proyectos de diversificación y uso sostenible de los suelos, explicó.

“La falta de políticas claras” y el incumplimiento de las leyes ambientales “generaron un ambiente de total impunidad”, agravado por la escasez de recursos para operar instituciones responsables de perseguir delitos ecológicos, diagnosticó.

El jefe de la Fiscalía de Delitos contra el Ambiente, Héctor Flores, y sus colaboradores debieron repeler seis ataques armados entre 2000 y 2002, en el marco de operaciones para frenar talas ilegales en El Petén.

En el mismo periodo, dos funcionarios del INAB fueron asesinados en la caribeña ciudad de Izabal, mientras investigaban a traficantes de madera.

Barrera, del INAB, considera además que los programas de reforestación deben acompañarse de proyectos que vinculen a las comunidades con la preservación de los bosques.

* El autor es colaborador de Tierramérica


Copyright © 2007 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

La motosierra en acción.
 
La motosierra en acción.

Enlaces Externos

Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

Conferencia Internacional de la ONU para el Combate contra la Desertización

Día Mundial de Lucha contra la Desertización y la Sequía

Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos