Diálogos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Diálogos


La pobreza es el elemento más tóxico

Por Felipe Jaime Vázquez*

Comercio y ambiente están muy vinculados, como lo prueban los elevados subsidios de los países ricos a la agricultura, dijo Klaus Toepfer, presidente ejecutivo del PNUMA, en diálogo exclusivo con Tierramérica.

MEXICO.- El comercio debe contribuir al desarrollo y a la eliminación de la pobreza y la próxima conferencia ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC) debe manifestar el espíritu de cooperación entre países industrializados y en desarrollo, dijo el director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Klaus Toepfer.

Comercio y ambiente están profundamente vinculados, como lo prueban las distorsiones perversas que provocan los elevados subsidios de los países ricos a la agricultura y a la pesca, sostuvo Toepfer en diálogo exclusivo con Tierramérica.

Al frente del PNUMA desde 1998, Toepfer realizó una extensa carrera académica y política en su país, Alemania, donde fue ministro Federal para el Medio Ambiente, la Conservación de la Naturaleza y la Seguridad Nuclear entre 1987 y 1994.

-El ambiente es uno de los tema primordiales en la OMC, ¿qué se podrá lograr en la quinta conferencia de ministros de comercio que se realizara en el balneario mexicano de Cancún, en septiembre?
-El elemento más tóxico para el ambiente es la pobreza. Nuestro mayor objetivo es conseguir que el comercio sirva para lograr el desarrollo y eliminar la pobreza. Existe una relación muy específica entre ambiente y comercio. Si observamos la situación de los subsidios en los países más desarrollados, sobre todo al sector agrícola y al pesquero, podemos notar que se deriva en una relación un tanto perversa, así que una de las primeras iniciativas sería reducir o eliminarlos. También detectamos la profunda relación entre el comercio y los diversos acuerdos multilaterales ambientales, por ejemplo, para la protección a la capa de ozono o sobre desechos tóxicos, o los convenios que tratan la situación del cambio climático. Debemos ser realistas. Sabemos que todos los países del mundo deben colaborar, desarrollados y en desarrollo, para acabar con la pobreza y hacer que el comercio sea un aporte positivo. Esta sería una forma realista de optimismo.

-¿Qué significado atribuye a la apertura europea a los transgénicos?
-La Organización de las Naciones Unidas (ONU) no quiso intervenir en el conflicto entre Estados Unidos y la Unión Europea respecto de los transgénicos. Pero estoy convencido de que hicimos un gran aporte al negociar el Protocolo de Cartagena, que entrará en vigor en septiembre y servirá para proteger la biodiversidad y prever específicamente el manejo seguro de organismos genéticamente modificados.

-¿Considera que la actual ola de calor en Europa podría ser efecto del recalentamiento global?
-El cambio climático no es una especie de pronóstico, es algo que ya estamos experimentando, no se trata del futuro. Tenemos suficientes datos científicos sobre indicadores muy evidentes de que el cambio climático ya esta aquí. Es muy difícil establecer una relación lineal entre un fenómeno climático extremo y el cambio climático. Pero estos fenómenos ocurren cada vez con mayor frecuencia y probablemente esta ola de calor en Europa pueda tener vínculo con el cambio climático, al igual que las inundaciones del verano pasado. Debemos actuar en dos sentidos: mitigar o reducir la emisión de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono y buscar formas de adaptarnos a estos cambios. En Protocolo de Kyoto, que busca mitigar la emisión de gases de efecto invernadero, es de importancia crucial. Sabemos que Estados Unidos se ha negado a ratificarlo y falta también que lo haga Rusia. El presidente Vladimir Putin ha expresado su disposición a hacerlo y se espera la ratificación de Rusia este año.

-¿Cuál es su percepción sobre la situación medioambiental de Iraq tras la invasión y ocupación militar por Estados Unidos?
-El PNUMA efectuó una evaluación previa a la guerra, en febrero o marzo, que abarca la situación ambiental de Iraq en los últimos 20 años. Hablamos de un país cuyo ambiente está en situación desastrosa desde la guerra contra Irán, en los años 80, luego con la guerra del Golfo, en 1991, además del mal manejo ambiental del (derrocado) régimen de Sadam Hussein. Ahora hay tres funcionarios en Bagdad que preparan el análisis sobre la última guerra, un estudio de campo que además permita demostrar los efectos previamente evaluados. Además, esperamos realizar lo antes posible un estudio sobre el impacto del uso de armamentos.

* El autor es colaborador de Tierramérica.




Copyright © 2007 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

Klaus Toepfer, director ejecutivo del PNUMA. Crédito: PNUMA.
 
Klaus Toepfer, director ejecutivo del PNUMA. Crédito: PNUMA.