Diálogos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Diálogos


“Es inhumano que fronteras sólo se abran al capital”

Por Diego Cevallos*

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte fomentó la migración ilegal, dijo a Tierramérica el campesino mexicano Lucas Benítez, galardonado con el premio Robert F. Kennedy de derechos humanos.

MEXICO.- En Estados Unidos se violan los derechos de los trabajadores inmigrantes y el presidente George W. Bush no tiene interés en remediarlo, afirma Lucas Benítez, un campesino mexicano que llegó indocumentado a ese país en 1992, y ahora está a punto de recibir el premio Robert F. Kennedy de derechos humanos.

“Es inhumano que mientras los tratados de libre comercio abren las fronteras para el capital, se sigan cerrando para los seres humanos, a nosotros que venimos a vender a Estados Unidos nuestra fuerza laboral”, declaró Benítez a Tierramérica, vía telefónica desde el meridional estado de Florida.

Este campesino de 29 años, que lidera la Coalición de Trabajadores de Immokalee, en el norte de Florida, recibirá el premio Kennedy el 20 de noviembre junto a sus compañeros de esa organización, los guatemaltecos Julia Gabriel y Romeo Ramírez.

El galardón, instituido en 1984 y dotado con 30 mil dólares y un trofeo, les fue otorgado por haber sacado de la “esclavitud” a miles de trabajadores sin papeles que son el motor del desarrollo agrícola de Florida.


-¿Qué significa este premio?

-Es un gran avance, pues apuntala nuestra lucha para denunciar los maltratos y la violación a los derechos humanos que siguen sufriendo en Estados Unidos los trabajadores del campo. Algunos piensan que aquí no pasa nada en esos terrenos, pero eso es falso.

-¿Cómo ve las promesas del presidente George W. Bush y de su par mexicano Vicente Fox de legalizar la residencia de los trabajadores inmigrantes?

-Bush no tiene ningún interés en legalizar a los indocumentados o en reunificar a familias que ya tenemos aquí años de radicadas, tampoco en remediar las violaciones a los derechos humanos. Vicente Fox está impulsando un programa de migración para trabajos temporales, cosa que no apoyamos. Esa sería una forma de esclavitud, pues nos obligaría a trabajar con un solo patrón y los paisanos no podrían moverse de una compañía a otra. Si eso no es esclavitud, entonces no sé qué es.

-¿Cuál es la salida?

-Primero necesitamos legalizar a los millones que ya estamos aquí. Y segundo, si realmente se quiere hacer un tratado, la primera garantía que hay que lograr es que los inmigrantes puedan trabajar con cualquier patrón y que tengan todo el derecho a organizarse y a tener una voz propia en este país. Pero eso está difícil ahora entre México y Estados Unidos. Es lamentable e inhumano que mientras los tratados de libre comercio abren las fronteras para el capital, como entre estos dos países, se sigan cerrando para los seres humanos, a nosotros que venimos a vender nuestra fuerza laboral.

-Pero los gobiernos señalan que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte ha sido un factor positivo y dinamizador de la economía de ambos países.

-Ha sido más bien un factor que obligó a la emigración de muchos de nosotros. Mi padre sobrevivió en México trabajando la tierra, como mi abuelo. Yo quise hacer lo mismo, pero la tierra ya no da para comer ni para competir con las grandes transnacionales y agroindustrias que reciben subsidios del gobierno de Estados Unidos. Esto provocó que México haya pasado de ser un productor agrícola a productor de mano de obra barata para Estados Unidos. Ese es el verdadero resultado del libre comercio.

-¿La labor de organizaciones como la Coalición de Trabajadores de Immokalee, que usted lidera, contribuye a cambiar esta realidad?

-Cuando llegamos aquí en 1992 las condiciones eran peores que las de hoy. A mí me tocó todavía ver a patrones que cargaban pistolas en las labores de campo para amedrentarnos. Los compañeros eran golpeados a veces por el simple motivo de querer tomar agua. Pero comenzamos a organizarnos en forma discreta y en 1995 hicimos una huelga. Desde ese momento las cosas fueron cambiando, se juzgó y condenó a varios patronos y mejoraron las condiciones laborales. Pero aún hay que hacer mucho para que realmente se garanticen los derechos de los trabajadores del campo, que es nuestra labor principal en Estados Unidos.

* El autor es corresponsal de IPS.




Copyright © 2007 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

Pie de foto: Lucas Benítez. Crédito: Slave Radio.
 
Pie de foto: Lucas Benítez. Crédito: Slave Radio.

Enlaces Externos

Tratado de Libre Comercio de América del Norte

Coalición Nacional por la Dignidad y la Amnistía

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos