Grandes Plumas
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Grandes Plumas


Lucha épica contra el capital

Por Vandana Shiva *

La libertad del “Hombre de Davos” es la libertad para el capital, en un mundo donde todo está en venta, considera en esta columna exclusiva para Tierramérica Vandana Shiva, escritora y activista galardonada con el premio Nobel Alternativo 1993.

NUEVA DELHI.- El Foro Económico Mundial (FEM) concibió un mundo modelado por el "Hombre de Davos", centrado en el capital y en los hombres y las empresas que lo controlan. La libertad para el Hombre de Davos, por lo tanto, es la libertad para el capital.

El proyecto para esta libertad es la globalización guiada por las grandes corporaciones empresariales –un proyecto que yo califico de producto del patriarcado capitalista-, que serefleja en los condicionantes ajustes estructurales del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, en las distorsionadas, perjudiciales y antidemocráticas reglas de la Organización Mundial del Comercio, OMC, y en el paradigma económico liberal en general.

En este mundo todo está en venta, todo es una mercancía. La biodiversidad y las formas de vida, los genes y las semillas son propiedad intelectual que es posible patentar.

El agua, la verdadera base de la vida, es una mercancía comerciable, no un bien común ni un derecho humano fundamental.

Los alimentos y la agricultura no son medios de vida sino sólo fuentes de lucro para el agronegocio. En lugar de alimentos saludables, este sistema perverso nos ha dado los organismos genéticamente modificados, la vaca loca y la obesidad.

El crecimiento del fundamentalismo religioso, el aumento del terrorismo y de la violencia, así como la militarización y la guerra son consecuencias inevitables de un sistema que deja a un lado fundamentales derechos humanos y democráticos de la gente.

En Seattle, en la Reunión Ministerial de la OMC de 1999, el paradigma de la globalización empresarial fue desafiada a escala global por ciudadanos de diferentes partes del mundo.

Seattle marcó un cambio tectónico en el cual el poder popular frenó al monstruo de la globalización e hizo que la reunión de la OMC fracasara.

Y en el Foro Social Mundial (FSM) efectuado después de Seattle en Porto Alegre comenzó a resonar una nueva consigna en los movimientos sociales, "Otro mundo es posible", alternativa a la globalización.

Entre el 16 y el 21 de enero se celebró el cuarto FSM en Mumbai, India El primer mensaje del Foro al FEM es su propio nombre: el FSM da su principal importancia a la gente y a la sociedad, mientras que el FEM pone en primer lugar a las corporaciones empresariales y al capital.

El segundo mensaje se refiere a los sistemas de organización, uno controlado por el capital y el otro organizado conjuntamente por miles de grupos. Es en esta diversidad y pluralidad de la organización que una nueva política ha comenzado a tomar forma.

El tercer mensaje es el de la paz y la no violencia. La violencia es a la vez el medio y el fin de una economía basada en la codicia, la dictadura económica y el militarismo. La no violencia es tanto en los medios como en el fin el resultado de la elección del pueblo.

Pero hay dos peligros que enfrentan las movilizaciones del FSM. El primero viene desde su propio interior. Mientras que el éxito de Seattle fue el resultado de la capacidad de organización de la propia gente y de su solidaridad en la diversidad, hay una tendencia entre ciertas organizaciones a imitar el gigantismo y el control centralizado de las estructuras dominantes, en lugar de crear una plataforma para acoger y dar energías a diversas tendencias, movimientos y culturas. Esta tendencia supone el riesgo de sofocar el proceso del FSM.

En la nueva política impulsada por los ciudadanos lo global necesita a lo local y lo local a lo global. Una resistencia global sin raíces locales no puede durar mucho, lo mismo que los movimientos locales sin solidaridad global pueden transformarse en parroquiales, defensivos e inseguros.

No es necesario institucionalizar al FSM. Hacerlo sería un costoso despilfarro. El gran tamaño es la fortaleza del poder y la vulnerabilidad de la gente. La pequeñez y la diversidad, al contrario, son la fuerza del pueblo y la vulnerabilidad del poder.

La segunda amenaza para el FSM está surgiendo en el exterior, de políticas de viejo estilo basadas en principios patriarcales y en la celebración de la violencia y la fragmentación.

El Mumbai Resistencia 2004, organizado para oponerse al FSM, refleja el divisionismo y la violencia de las políticas de viejo estilo, que intenta perjudicar la política de paz y diversidad que los movimientos antiglobalización han construido durante la última década con su enfoque de "vivir y dejar vivir".

La lucha entre el pueblo y el capital es ahora una lucha épica de vida o muerte que apenas ha comenzado. Este es el comienzo de un nuevo capítulo de la historia humana, no "el fin de la historia".

* La autora es escritora y militante en las campañas internacionales a favor de los derechos de la mujer y del ambiente. Fue galardonada con el Premio Nobel Alternativo 1993.




Copyright © 2007 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados