Acentos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos


Abandono de cafetales afecta ecosistemas

Por José Eduardo Mora*

En El Salvador y Honduras, desaparecieron unas 20 mil hectáreas de cafetales, cuya función como fijadores de carbono es crucial.
En Nicaragua, el abandono del cultivo del café ocasionó la pérdida de 122 mil empleos y una crisis alimentaria en el departamento de Matagalpa.

SAN JOSE.- La fuerte crisis de la producción de café en América Central afecta el equilibrio ambiental, ya que el cese de cultivos en miles de hectáreas disminuye la generación de carbono y oxígeno, al tiempo que propicia un aumento de la erosión de suelos, indicaron expertos.

La caída de los precios internacionales del grano obligó a miles de pequeños y medianos productores de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua a dejar sus tierras y buscar alternativas, de modo que muchas áreas de cultivos quedaron abandonadas o dedicadas a la ganadería extensiva.

La caficultura se ha asociado con prácticas negativas para el ambiente, como el excesivo uso de agua y la contaminación de ríos por el depósito de la broza, pero también contribuye al equilibrio ecológico, según especialistas.

"Las plantaciones de café son bosques naturales fijadores de carbono y liberadores de oxígeno, por lo que su disminución altera el ambiente", dijo a Tierramérica el ingeniero Luis Zamora, del Instituto Costarricense del Café.

Además, para el cultivo de café se usa terreno "muy quebrado", en el que es necesario aplicar técnicas de conservación como las terrazas, que evitan la erosión de los suelos, indicó Zamora.

El ministro de Agricultura de El Salvador, Salvador Urrutia, explicó a Tierramérica que los cafetales son prácticamente las únicas zonas boscosas que quedan en su país, por lo que su constante desaparición generará "fuertes efectos" sobre el equilibrio ecológico.

Un criterio similar sostuvo Dagoberto Suazo, de la Central de Cooperativas de Café de Honduras, para quien los cambios en el régimen de lluvias de su país en los últimos dos años tienen relación con la deforestación y el abandono de áreas cafetaleras.

En Costa Rica, el fortalecimiento de la conciencia ambiental en los últimos años llevó a que se retome el cultivo del "café con sombra", usando en las plantaciones árboles como el poró (Erythrina poeppigiana), la guaba (Inga Edulis) y el eucalipto (Eucaliptus camaldulensis).

Ese tipo de cultivo había sido desplazado por el de "café bajo sol", para aumentar el número de plantas por hectárea, de mil o mil 500 a tres mil y aun cuatro mil. Estudios indican que en Costa Rica 40 por ciento de la producción se efectúa mediante esa modalidad.

Zamora aseguró que también existe conciencia para usar cada vez menos los agroquímicos insecticidas, nematicidas y herbicidas, como el dicloro difenil tricloroetano (DDT) y el Paraquat, prohibidos ya en los países industrializados, cuya utilización es reprochada a los cafetaleros por estudiosos y protectores del ambiente.

La práctica de "control biológico" contra la broca, una plaga que afecta a la planta y al grano, muestra la voluntad de cuidar el ambiente, adujo.

En el Salvador, la crisis cafetalera ha causado el abandono de unas diez mil hectáreas, con pérdida de 60 mil empleos, según el ministro Urrutia.

"El café es uno de los cultivos más beneficiosos en el país, porque emplea suelos marginales con mucha pendiente, como en la cordillera central, donde si no fuera por el café la erosión de los suelos sería dramática", explicó.

"En cada hectárea ubicamos un promedio de tres mil 333 plantas de café y de 80 a 130 árboles, sería muy bueno que la comunidad internacional reconociera estas bondades del cultivo del café y lo apoyara”, dijo.

En Honduras, al menos unas diez mil hectáreas de café han sido abandonadas en los últimos cinco años, y "es lamentable que la comunidad internacional no haya considerado el importante valor social y ambiental" de ese cultivo, opinó Dagoberto Suazo, de la Central de Cooperativas Cafetaleras.

"La mayoría de nuestros cafetales, del tipo con sombra, se encuentran en laderas en las que no es posible desarrollar otro producto, y evitan la fuerte erosión de los suelos", recalcó.
Suazo sostuvo que muchos de los integrantes de grupos de delincuencia juvenil llamados maras, de crecimiento explosivo en su país, proceden de zonas cafetaleras de las que sus familias tuvieron que emigrar a la ciudad, en busca de un nuevo porvenir.

En Nicaragua, el abandono de fincas cafetaleras ocasionó la pérdida de 122 mil empleos y una crisis alimentaria en el departamento de Matagalpa, al norte de Managua, acompañada por efectos negativos para el ambiente.

La Unión Nicaragüense de Caficultores impulsa un proyecto de producción con criterios de protección ambiental, que incentive el uso de especies maderables, frutales y arbustos en las plantaciones, como complemento ecológico y económico.

* El autor es colaborador de Tierramérica




Copyright © 2007 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

Enlaces Externos

Organización Internacional del Café

Instituto del Café de Costa Rica

Unión de Productores de Café de Nicaragua

Asociación de Exportadores de Café de Honduras

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos