Diálogos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Diálogos


“Una victoria en defensa de la libertad de expresión”

Por Haider Rizvi*

Greenpeace celebró la decisión de la justicia estadounidense de absolverla de cargos relacionados con sus actividades de protesta. Nancy Hwa, vocera de la organización ambientalista en Estados Unidos, dialogó con Tierramérica

NUEVA YORK.- “Es una victoria en la defensa de la libertad de expresión y el derecho a la protesta pacífica”, dijo a Tierramérica Nancy Hwa, vocera de Greenpeace en Estados Unidos, tras conocer la decisión de la justicia de ese país el 19 de mayo de absolver a la organización de cargos relacionados con sus actividades de protesta.

En un hecho sin precedentes, la administración Bush acusó a Greenpeace por el abordaje en abril de 2002 de un barco cargado con 70 toneladas de caoba procedentes de Brasil frente a las costas de la sudoriental ciudad de Miami.

La decisión del gobierno estadounidense, que actuó con base en una ley penal que data de 1872 y había sido usada solo dos veces desde entonces, fue ampliamente criticada como una medida para silenciar a Greenpeace, una de las organizaciones internacionales más conocidas en el ámbito del activismo ambiental.

A tres días de iniciado el juicio en Miami, el juez Adalberto Jordan desestimó el caso ante la insuficiencia de pruebas.

“El gobierno de Estados Unidos no ha hecho nada significativo para detener la tala ilegal de madera y seguiremos luchando por hacer oír nuestra voz”, dijo Hwa en diálogo con Tierramérica. Extractos:

Tierramerica: ¿Qué significa para Greenpeace la decisión de la justicia estadounidense de desestimar los cargos en el juicio de Miami?

HWA: Es una victoria en la defensa de la libertad de expresión y el derecho a la protesta pacífica. Y no vamos a ser complacientes. Este caso demuestra que la administración Bush está dispuesta a ir lejos cuando se trata de frenar a las personas que disienten de sus políticas. Pero continuaremos haciendo oír nuestra voz. Seguiremos protestando y trabajando por un entorno más sano y más pacífico.

- ¿Cuán serio es el impacto de la tala ilegal en el medio ambiente amazónico?
- Muy serio. Y no sólo su impacto en el medio ambiente, sino sobre todo en las comunidades originarias y todas las personas que dependen de los bosques para vivir.
Además de trabajar específicamente en el tema de la caoba, en Brasil trabajamos contra el trato esclavista que se propina a los trabajadores en la tala de madera. La coerción, la violencia, la intimidación y otra clase de violaciones a los derechos humanos que se registran en la región convierten a la industria maderera en un emprendimiento criminal.

-¿Ha lanzado Greenpeace una campaña dentro de Estados Unidos para incentivar a la gente a dejar de comprar productos elaborados con base en caoba?
-Hemos promovido por mucho tiempo la imposición de estándares de certificación. Se trata básicamente de un sello verde para los productos que provienen de procesos sostenibles de extracción y producción maderera, que además no estén asociados con violaciones a los derechos humanos. Trabajamos intensamente para fortalecer la conciencia pública en torno a este tema y estamos tratando de que se apruebe en el Congreso una legislación al respecto.

-¿Ve alguna conexión entre la administración Bush y las empresas vinculadas a la tala ilegal y a la importación de caoba y otras especies madereras?
-Sí, vemos la influencia de la industria maderera no solo en la importación de madera ilegal, sino incluso en la política forestal de Estados Unidos. El presidente George W. Bush está abriendo a la explotación grandes cantidades de tierras nacionales forestales. Estas son áreas que, técnicamente, pertenecen al pueblo estadounidense. Pero él las está regalando a los industriales. Hay varios frentes en los que la administración podría trabajar, por ejemplo el fortalecimiento de leyes de importación que otorguen a la Aduana más autoridad para inspeccionar barcos foráneos.

-¿Puede nombrar algunas empresas vinculadas a la tala ilegal?
-En un reporte a inicios de año identificamos algunas de las personas que compran madera a empresas criminales en la Amazonia. Hay una en particular allí, Madenorte, que está relacionada con casos de corrupción y esclavismo y otras prácticas ilegales. Ellos exportan gran cantidad de madera a Estados Unidos. Identificamos a los importadores y les enviamos copias del reporte junto con una carta de alerta. Tuvimos algunas respuestas diciendo: “no nos habíamos dado cuenta de esto y ciertamente lo analizaremos”. Daremos el seguimiento necesario para asegurarnos que se emprendan acciones concretas.

* El autor es colaborador de Tierramérica.




Copyright © 2007 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

Enlaces Externos

Greenpeace

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos