Acentos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos


Contaminación a todo terreno

Por Julio Godoy*

Se debate en ciudades de Europa una potencial prohibición a la circulación de automotores doble tracción.

PARIS.- Los vehículos “4x4”, desarrollados en principio para regiones rurales, se han convertido en un símbolo de éxito social omnipresente en las grandes ciudades europeas, pero también en el centro de una polémica por las grandes cantidades de gases tóxicos que emiten sus motores.

Entre esos gases destaca el dióxido de carbono, un contaminante que provoca en el planeta el llamado “efecto invernadero”.

El debate sobre la probable prohibición urbana de esos vehículos recién comienza y también se recalienta. El alcalde de Londres, Ken Livingstone, afirmó a fines de mayo que quienes los conducen en ciudades son unos “idiotas”.

“A mi me parece razonable que un agricultor maneje un 4x4 en una zona con malas carreteras. Pero este tipo de autos no debería circular en Londres”, sostuvo Livingstone en una entrevista.

Desde 1997, el derecho a circular en automóvil por el centro histórico de Roma se otorga sólo a quienes pueden probar que ejercen actividad profesional en esa zona y pagan un impuesto anual de 250 a 400 dólares. Eso ha reducido casi 30 por ciento el tránsito en el área.

En París, el gobierno municipal integrado por el partido ecologista Les Verts (Los Verdes), expresó el 8 de junio su voluntad mayoritaria de limitar el tráfico de los vehículos “todo terreno” en la ciudad, subrayando que emiten cuatro veces más dióxido de carbono que otros automóviles.

Esa posición no tiene fuerza de ley, pero presagió otras medidas de similar intención.
“Los automóviles de doble tracción no tienen nada que hacer en las ciudades”, y la alcaldía prepara su prohibición, dijo a Tierramérica el comisionado de transportes de la alcaldía de París y líder de Les Verts capitalinos, Denis Baupin.

Esa medida formará parte del plan francés de reducción de emisiones de dióxido de carbono, en cumplimiento del Protocolo de Kyoto, firmado en 1997 con la intención de contrarrestar el proceso de recalentamiento planetario.

Según ese acuerdo, Francia no debe superar en 2010 la emisión de 144 millones de toneladas de dióxido de carbono, o sea la misma cantidad que en 1990.

El plan “Salud y medio ambiente” del gobierno de Francia, dado a conocer el 21 de junio, incluye un impuesto suplementario de unos cuatro mil 200 dólares a los vehículos nuevos con mayor consumo de combustible, como los 4x4, y una subvención de unos mil dólares para los automóviles “más limpios”.

Pero la derechista Unión por un Movimiento Popular (UMP) del presidente Jacques Chirac, que lidera la oposición en Paris, afirmó que el concejo municipal ha realizado “una maniobra demagógica”, y el líder de ese partido en el organismo, Phillipe Goujon, arguyó que “una prohibición de los 4x4 no tendría ningún efecto real sobre la contaminación urbana”.

Sin embargo, el informe más reciente de la Agencia Francesa del Ambiente y del control de la Energía indicó que los 4x4 emiten 232 gramos de dióxido de carbono por kilómetro recorrido, mientras los de cuatro puertas con tracción en un solo eje emiten en promedio 146 gramos por kilómetro.

Según el mismo reporte, los 4x4 que circulan en ciudades consumen casi 50 por ciento más combustible que otros tipos de automóviles familiares.

Datos de la Agencia Francesa de la Salud y la Seguridad Ambiental publicados en mayo señalaron que unas diez mil personas mueren cada año en Francia debido a enfermedades (especialmente respiratorias) causadas por los gases que emiten los automóviles.

Estudios análogos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en otros países europeos arribaron a conclusiones equivalentes.

La OMS calcula, por ejemplo, que en Austria mueren cada año unas dos mil 400 personas a causa de emisiones de dióxido de carbono por motores de automóviles, y la organización ambientalista Greenpeace sostiene que en Alemania mueren anualmente por ese motivo 40 mil personas.

El ministro alemán del Ambiente, Juergen Trittin, del partido ecologista Die Gruenen (Los Verdes), intenta desde hace dos años imponer la instalación de un filtro en todo motor diesel, pero su iniciativa choca con la oposición del primer ministro socialdemócrata Gerhard Schroeder, a quienes sus detractores ambientalistas llaman “el canciller de los automóviles” por su defensa a ultranza de la industria del sector.

A comienzos de junio, el ministro de Ambiente estableció como objetivo gubernamental reducir el máximo de emisiones de dióxido de carbono para automóviles con motor diesel a 25 gramos por kilómetro, lo que haría obligatorio el filtro.

Trittin se apoya en el informe mensual de la Agencia Alemana Federal del Medio Ambiente correspondiente a junio, en el que se afirma que generalizar el uso de ese filtro en motores diesel aumentaría tres meses la esperanza de vida promedio de los alemanes.

Los vehículos con motor diesel representan 44 por ciento del mercado automovilístico en Alemania, y 60 por ciento en Francia.

Land Rover, uno de los líderes mundiales en el sector de los vehículos doble tracción, anunció esta semana que la demanda de sus modelos aumentó 11 por ciento en 2003.

“Para la nueva clase media alta urbana, manejar un 4x4 proporciona una sensación de seguridad en medio de la jungla de las ciudades. Un auto 'todo terreno' representa poder y posición social, dominación y determinación”, según el psicólogo social Martin Lloyd Elliot, residente en Londres.

* El autor es corresponsal de IPS




Copyright © 2007 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

Enlaces Externos

Agencia Francesa de la Salud y la Seguridad Ambiental

Agencia Francesa del Ambiente y del Control de la Energía

Agencia Federal Alemana del Medio Ambiente

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos