Acentos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos


Todas las esperanzas en un acueducto

Por Dalia Acosta*

Habitantes de la ciudad cubana de Holguín esperan que una obra hidráulica les salve de la sequía que sufren hace más de un año

HOLGUIN.- La tensión se respira en el aire. Unas 300 mil personas viven al oeste de Cuba pendientes de la acelerada construcción de un acueducto que debe llevarles agua desde el río Cauto, el más extenso de esta isla del Caribe.

La emergencia por intensa sequía se extiende ya más de un año y la ciudad de Holguín, a unos 700 kilómetros de La Habana, cuenta las horas. Dos de los tres embalses cercanos están secos, el último tiene agua apenas para 100 días.

“Antes rogaba para que lloviera, ahora sigo con el alma la construcción de la conductora (acueducto). Esa parece ser nuestra salvación”, dice Belkys Gómez, una mujer de 37 años que “tenía un pozo en el patio de la casa y se secó”.

Pero la obra hidráulica, que implicó gastos para el Estado de 6 millones de dólares, no ha podido superar la fase de prueba. Una parte de los tubos instalados, de procedencia italiana, no soportan la presión del agua y se están sustituyendo por cubanos.

“Estamos trabajando y buscando alternativas”, confirmó a Tierramérica el ingeniero Henry Parra, representante del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos en la provincia, para quien lo más importante es que “la ciudad no colapse”.

El acueducto, que se extiende por 52,8 kilómetros y fue construido en unos siete meses, pasó el proceso de obtención de la licencia ambiental que desde la década pasada se exige en Cuba para cualquier nueva inversión.

“Utilizamos una estación de bombeo instalada hace años en el Cauto. Allí el Ministerio del Azúcar tenía ocho bombas que extraían 500 litros por segundo, ahora usa dos y nosotros usaremos tres de 250 litros por segundo”, afirmó Parra.

En total, la ciudad tendrá garantizados por esta vía 500 litros por segundo, muy por debajo de la demanda y de la capacidad de las plantas potabilizadoras de mil 100 litros.

Con el Cauto estabilizado y los 400 litros por segundo que recibe la urbe en la actualidad, el déficit aún será alto. De acuerdo con el funcionario, “el agua seguirá entregándose a la población en ciclos de 5 o 6 días”.

Parra es uno de los dirigentes gubernamentales que, desde hace más de un año, participa en la “reunión del agua”. El encuentro operativo se realiza cada día en una comunidad y, según observadores, funciona como si fuera un puesto de mando de la Defensa Civil en alarma ciclónica permanente.

La estrategia gubernamental ha incluido el traslado del agua potable por 138 camiones, la construcción de cisternas públicas para el almacenaje del líquido para otros usos, la apertura de más de 170 pozos y la fabricación de bombas de mano.

En cualquier zona de la ciudad y a cualquier hora del día, puede verse a personas cargadas de envases plásticos que van a comprar el agua para tomar al precio simbólico de centavo de peso el litro. El dólar se cotiza a 27 pesos cubanos.

Para Belkys Gómez, habitante de Holguín, “lo peor de todo es el tiempo que dura esta agonía”.

Brindar un vaso de agua, el gesto más común entre cubanos cuando una persona llega a su casa, empieza a obviarse en Holguín. “Más nunca hemos podido cocinar, limpiar, lavar, bañarnos o colar café con tranquilidad”, comenta.

En los últimos 20 años, las precipitaciones lograron superar la media histórica de mil 323 milímetros anuales sólo en 1987 y 2001. La sequía acumulada afecta a la provincia hace unos ocho años y en 2003 comenzó a amenazar a la ciudad.

Fuentes especializadas indican que 75 por ciento de la lluvia que cae en el territorio se concentra en la zona montañosa, poco poblada y con suelos que no suelen tener usos agrícolas. Cuando llueve en la ciudad, el agua se escurre a una provincia vecina.

La suerte ha sido la calabaza, un alimento de amplio consumo que crece casi silvestre, dijo a Tierramérica Rafael Vecino, funcionario de la oficina del presidente del Poder Popular en la provincia (gobierno local).

Conocida como “la tierra del níquel” y por tener la más importante industria cervecera de la isla, la provincia está entre los primeros polos turísticos del país y es una importante productora de granos y otros productos agrícolas.

De acuerdo con Vecino, en los últimos 15 meses se han dejado de producir en el territorio más de 40 mil toneladas de alimentos y más de cuatro millones de litros de leche. Unas cinco mil hectáreas no se sembraron en septiembre por no tener cómo regarlas.

En tanto, las reses muertas por el impacto de la sequía en los últimos ocho años ascienden a 19 mil 200, según Rafael Vivar, subdelegado de servicios técnicos y desarrollo del Ministerio de la Agricultura en Holguín.

Con la esperanza puesta en el acueducto Cauto-Holguín, Vecino asegura que no faltan las alternativas. “Todo está preparado. Si se agota el último embalse y el ducto aún no está listo, traeremos el agua hasta la ciudad por ferrocarril”, afirma.

* La autora es corresponsal de IPS.


Copyright © 2007 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados