Diálogos
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Diálogos


Los cultivos orgánicos del granjero John

Por Stephen Leahy*

“México me ayudó a reconectarme con la tierra”, dice John Peterson, protagonista de un laureado documental sobre los desafíos que enfrentan los pequeños productores agrícolas en Estados Unidos.

TORONTO, Canadá.- La vida excéntrica del productor agrícola John Peterson, del central estado de Illinois, es el tema principal de un premiado documental que rastrea el declive de las granjas familiares de Estados Unidos y, en un giro sorpresivo, muestra su resurrección.

"The Real Dirt on Farmer John" es la historia personal de Peterson quien enfrentó la bancarrota, la pérdida de la mayor parte de sus tierras y acusaciones de ser un “satánico” vendedor de droga. También es la crónica de los enormes desafíos que los granjeros afrontan en Estados Unidos.

Desde 1930, la familia Peterson habría trabajado exitosamente unas 146 hectáreas de tierra a unos 160 kilómetros al norte de Chicago. Pero su idílica forma de vida terminó en los años 80 cuando la crisis de los precios internacionales de los granos llevó a la quiebra a la mayoría de pequeños productores como Peterson.

Pese a sus dificultades aparentemente interminables, el granjero encontró la salvación y la inspiración en un lugar sorprendente: México. Tras una profunda depresión, una visita casual a este país derivó en una estadía de dos años en la que comenzó a recuperar su pasión por las tareas agrícolas.

Tras ver cómo las drogas habían arruinado las vidas de algunos de sus amigos, Peterson tomó la determinación de cultivar sin productos químicos ni "drogas para plantas", como él las llama.

Volvió entonces a su hacienda de Illinois con planes de ser el primer productor orgánico de la zona. Hacer la transición a la producción orgánica fue muy difícil y Peterson luchó durante varios años hasta que una organización de residentes de Chicago le pidió que creara una granja de Agricultura Apoyada por la Comunidad (CSA son sus siglas en inglés).

Su granja, llamada "Angelic Farms", es ahora una de las más exitosas de su tipo en Estados Unidos. Los consumidores urbanos le pagan por adelantado para que les entregue vegetales orgánicos una vez por semana.

Peterson dialogó con Tierramérica durante la presentación del documental sobre su vida durante el Festival Internacional de Cine y Vídeo Ambiental de Toronto, que culminó el 2 de octubre

Tierramérica - ¿Cómo influyó el tiempo que pasó en México en su decisión de convertirse en productor orgánico?
Peterson - La cultura mexicana es más vibrante y se siente mucho más cercana a la tierra. Uno puede verlo en la arquitectura y en el modo en que la gente se viste y vive. Estados Unidos tuvo mucho de eso en un momento, pero hace tiempo ya. La agricultura de Estados Unidos es solitaria y está desolada. Nuestros productores ya no tienen una conexión cercana con la tierra. Los cultivadores mexicanos me ayudaron a reconectarme con el suelo y encendieron una nueva pasión y la determinación de sembrar auténticos cultivos orgánicos.

-¿Cuáles son los problemas de la actual política agrícola de Estados Unidos?
- El gobierno federal de Estados Unidos está muy conectado con las corporaciones agrícolas. Mucha gente con altos puestos en el gobierno ha trabajado para grandes compañías de agroquímicos, como Monsanto y otras. Como resultado, la política del gobierno está completamente inclinada hacia las enormes operaciones agrícolas, las empresas de productos químicos y la bioingeniería de los cultivos. Por otro lado, dentro del gobierno hay un creciente apoyo a la agricultura orgánica, porque el público la pide. Es diminuto, pero está creciendo.

-¿Cuán difícil es para los cultivadores estadounidenses pasar de la agricultura tradicional a la orgánica?
-Cultivar sin productos químicos requiere diferentes habilidades y una mentalidad diferente. El suelo se vuelve dependiente de los fertilizantes artificiales y padece un síndrome de abstinencia, como les sucede a los adictos a las drogas. Así que uno tiene que superar ese periodo, lo que puede llevar tres años. Y entonces uno tiene que hallar un mercado para sus cultivos. Entiendo por qué la gente no hace el tránsito (a la producción orgánica), pero hay quienes sí lo hacen. Uno tiene que estar medio loco para dedicarse el tiempo suficiente como para hacer que funcione.

-¿Cuál es el futuro de la agricultura en Estados Unidos?
-Todo lo que sé es que usar el pasado o el presente para predecir el futuro no funciona. El auge del mercado de productos orgánicos, con su 25 por ciento de prima, resulta ahora muy atractivo para las grandes corporaciones. En vez de que los productos orgánicos conduzcan a un resurgimiento de las granjas familiares con gente que trabaja cerca de la tierra, pueden terminar fomentando la producción a gran escala por parte de corporaciones. Me gustaría ver de nuevo pequeñas granjas salpicando el paisaje y me encantaría que fueran viables, pero no sé si va a resultar.

* El autor es corresponsal de IPS




Copyright © 2007 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

Enlaces Externos

The real dirt on farmer John

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos