Tierramérica
Seleccione el ejemplar que desee visitar:
vacio.gif (807 bytes)
Acerca de Tierramérica
vacio.gif (807 bytes)
Foro de discusión
Links Utiles
Búsquedas
Autores
Galería de Portadas
Secciones
Inicio
vacio.gif (807 bytes)
 

Sólo gotas para riego

Por Matias Prieto

América Latina y El Caribe es la región que cuenta con más abundantes recursos hídricos del mundo: 48 mil metros cúbicos por habitante al año.

Sin embargo, la distribución desigual de precipitaciones obstaculiza el uso del agua. La lluvia es excesiva o es escasa: ni las exhuberantes zonas tropicales húmedas (39 por ciento de la región), ni las zonas áridas y semiáridas (36 por ciento), ni las tierras frías (3 por ciento), tienen las condiciones necesarias para la agricultura.

Así, sólo un 22 por ciento de la región posee condiciones subhúmedas, es decir, las características hídricas adecuadas. Actualmente, hay menos de 15 millones 889 mil hectáreas regadas, es decir, sólo un 10 por ciento de las tierras en producción agrícola.

Aunque el riego agrícola usa dos tercios de los recursos hídricos totales consumidos en el mundo al año, está mal administrado, obtiene bajos resultados, es ineficiente y está altamente subvencionado.

La disponibilidad de recursos hídricos per cápita en América Latina ha disminuido casi en un 50 por ciento desde 1950 hasta 1980 y se estima que en el año 2000 será un 40 por ciento menos que en 1980.

La competencia por los recursos hídricos entre la agricultura, la industria y las ciudades continuará creciendo y los conflictos aumentarán.

Algunas grandes urbes de muy rápido crecimiento -Ciudad de México, Monterrey, Tijuana, Lima, Santiago de Chile, Mendoza, Fortaleza- están ubicadas en las zonas áridas y semiáridas de la región.

Estas consumen crecientes cantidades de agua para usos domésticos, industriales y recreacionales, que desplazan el agrícola.

El riego bien manejado asegura una productividad agrícola más alta debido a que el agua es proporcionada a las plantas en la cantidad y en el momento requerido.

En América Latina, el riego se realiza sobre todo con métodos tradicionales -por surcos o por inundación- que no son eficientes: más del 50 por ciento del agua se pierde.

Los gobiernos de la región han cambiado con frecuencia el enfoque en sus políticas de riego. Pero los programas que enfatizaron la participación de los productores agrícolas en las etapas de planificación, ejecución e inversión resultaron más exitosos que aquellos completa y exclusivamente planificados y operados por los gobiernos.

* El autor es Oficial de Desarrollo de Tierras y Aguas de la Oficina Regional de la FAO

Infografía: Agua

Próximo artículo:
Santiago limpia su agua - Por Gabriel Sanhueza>


Programa de las Naciones Unidas para el Medio AmbienteNaciones UnidasPrograma de las Naciones Unidas para el Desarrollo

TIERRAMÉRICA se realiza en sociedad con

 IPS América Latina 

Prohibida la reproducción total o parcial de textos y gráficos sin previa autorización del PNUD y del PNUMA