Tierramérica
Seleccione el ejemplar que desee visitar:
vacio.gif (807 bytes)
Acerca de Tierramérica
vacio.gif (807 bytes)
Foro de discusión
Links Utiles
Búsquedas
Autores
Galería de Portadas
Secciones
Inicio
vacio.gif (807 bytes)
megaproyecto

 

 

Reportaje

 

Un megaproyecto en el banquillo

Por Raúl Ronzoni y Marcela Valente

Montevideo / Buenos Aires.- Uno de los más ambiciosos proyectos de aprovechamiento de agua dulce está tomando cuerpo en América del Sur: una vía fluvial comercial de más de 3 mil 500 kilómetros a través de los ríos Paraguay y Paraná, que surca las cuatro naciones del Mercado Común del Sur (Mercosur) y da a Bolivia una salida al mar.

Una ruta fluvial que involucra a unos 37 millones de personas, en una cuenca de más de tres millones de kilómetros cuadrados.

Los gobiernos han anunciado que el proyecto de la hidrovía es "irreversible", y han destacado que "permitirá que vastas zonas, hoy marginales, se integren a la economía de América".

Pero como muchos megaproyectos, la hidrovía está hoy en el banquillo. Grupos ambientalistas advierten sobre los fuertes impactos que tendría, sobre todo en el Pantanal brasileño, una de las principales reservas ecológicas del mundo.

Arsenio Vasconcellos, ministro de Ganadería y Agricultura de Paraguay, ubicó la cuestión en su punto exacto: "con la hidrovía tenemos un problema ambiental real, pero no podemos ignorar los beneficios comerciales que nos dará".

Este aserto fue formulado durante una reunión de ministros de Medio Ambiente del Mercosur (integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), en Montevideo en junio pasado.

Allí, el ministro brasileño, Gustavo Krause, sostuvo que para mejorar la situación ambiental se requiere la voluntad política de los gobiernos, tecnología limpia y recursos financieros.

Junto a sus pares del Mercosur, María Julia Alzogaray, de Argentina, y Juan Chiruchi, de Uruguay, Krause se comprometió a luchar por un camino político diferente al que hasta hoy "dejó un rastro de desolación", debido al "furor predatorio".

Las palabras de Krause dejaron la puerta abierta para que se tomen en cuenta las advertencias ambientalistas, sobre todo la relacionada a las alteraciones que produciría la rectificación de los cursos de agua en el Pantanal, en Brasil, que cumple una función reguladora del flujo de aguas. Su deterioro puede provocar severas inundaciones.

Mariano Pizarro, asesor de la Secretaría de Medio Ambiente de Argentina, explicó que tanto la vertiente del Paraguay como la del Paraná son bañadas con las lluvias en la misma época del año, pero las crecidas de los ríos llegan con tres meses de diferencia porque el Pantanal actúa como una "esponja" que retiene el agua y evita las inundaciones.

El experto advirtió también que la eliminación de rocas podría provocar la muerte de peces, y que si los barros que se extraigan durante el dragado contienen metales o productos químicos, debe estudiarse dónde colocarlos para evitar daños.

Otros ambientalistas alertaron sobre la tala de bosques que provocaría aluviones de tierra; y sobre los efectos de una eventual ola de migrantes a causa de una mayor actividad económica.

La hidrovía -que se extiende desde el puerto Cáceres, en Bolivia, hasta el puerto uruguayo de Nueva Palmira- está ahora en pleno proceso de estudios, según mandato del Comité Intergubernamental creado para el proyecto.

Los análisis -financiados con 7,5 millones de dólares del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (pnud) y del Banco Interamericano de Desarrollo (bid)- durarán 22 meses y están divididos en tres módulos. El primero apunta al mejoramiento de la navegación del Paraguay y el Paraná mediante el dragado, balizamiento y eliminación de rocas de sus 3 mil 440 kilómetros fluviales. El segundo prevé las obras de ingeniería, en tanto el tercero indaga sobre el impacto ambiental.

No obstante las previsiones futuras, existe ya un Acuerdo de Transporte Fluvial que rige desde marzo de este año, por el que los cinco países que comparten la cuenca fijaron un régimen de navegación específico para el área.

* Los autores son periodistas de la red ips-pnuma (Uruguay-Argentina)

Próximo artículo:
El costo  social del agua - por Julio Burbano>


Programa de las Naciones Unidas para el Medio AmbienteNaciones UnidasPrograma de las Naciones Unidas para el Desarrollo

TIERRAMÉRICA se realiza en sociedad con

 IPS América Latina 

Prohibida la reproducción total o parcial de textos y gráficos sin previa autorización del PNUD y del PNUMA