del 2001
Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
              Grandes
              Plumas
 Diálogos
  ¿Quiénes somos?
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

 
Conectate


Un cultivo prodigioso

El maíz es plantado y cosechado en todas las superficies aptas para la agricultura en este planeta. Pero no siempre fue así: hasta hace 500 años su uso estaba restringido a lo que ahora conocemos como América, desde Chile hasta Canadá.

Su popularidad comenzó cuando los primeros europeos descubrieron su existencia: los exploradores hablaban de "una clase de grano, que llaman maíz, de buen sabor cocinado, seco y en harina".

Todo parece indicar que el cultivo de esta planta de la familia de las gramíneas comenzó a practicarse en los actuales México y América Central hace miles de años. Los vestigios más antiguos de su producción encontrados en esa zona tienen unos 7.000 años. Y de allí proviene también la palabra maíz, "sustento de la vida".

Su presencia fue fundamental para la dieta y aún para la cultura de antiguas civilizaciones americanas.

En América el producto es conocido con diferentes palabras: maíz, choclo, jojoto, corn, milho, elote. Y hay que hacer notar que existen seis tipos fundamentales de maíz: dentado, duro, blando, o harinoso, dulce, reventón y envainado.

Más allá de sus virtudes como alimento (donde demuestra una increíble capacidad para transformarse en harinas, hojuelas, pastas, etc), el maíz tiene reservadas otras sorpresas: tiene usos como ingrediente básico para procesos industriales. Está en la raíz de productos como almidón, aceite y proteínas, bebidas alcohólicas, edulcorantes alimenticios y combustible.

Dada su importancia para la humanidad, en Internet las referencias al maíz son infinitas. Aparecen cientos de recetas de las más diversas culturas y numerosos sitios a explicar su uso, o a informar sobre su naturaleza.

Y quien combine esa palabra con el término 'transgénico' en un buscador de la Red entrará en un debate de esta época: si es bueno o malo producir maíz genéticamente alterado, cuyas consecuencias para el ser humano aún son un misterio.

FAO: El maíz en la nutrición humana (en español)
Recursos sobre el maíz (en inglés)
Cooperación para el genoma del maíz (en inglés)
Trabajo sobre 'El Maíz' (en español)
El maíz y el origen de civilizaciones (en español)
CornCam: vea crecer el maíz (en inglés)
Guía para cultivo de maíz (en español)

Vida de coleópteros

Los escarabajos habitan en todo este planeta. Tienen una cosa en común: las aletas endurecidas que les dan un aire acorazado. Fuera de eso, se trata de una de las familias más diversas que existen. Pero eso sí, todos comparten un nombre 'legal': son de la orden coleóptera.

"Los escarabajos o coleópteros son la orden con el mayor número de especies, no sólo en la clase de los insectos, sino en todo el reino animal (animalia). Al menos la cuarta parte de todas las especies de animales de nuestro planeta son escarabajos", informa un sitio web de San Petesburgo.

Desde la antigüedad los escarabajos forman parte de la cultura humana, que los estudia y los copia para forjar mitos, adornos e incluso viejas fábulas. El antiguo Esopo ya los utilizaba como motivo para sus cuentos.

Algunos escarabajos son famosos por sus colores incandescentes, otros por la gráfica extraordinaria de los dibujos que adornan sus alas. Algunos por su fortaleza, y otros por su capacidad para sobrevivir, a veces durante años, en las condiciones más adversas.

En un sitio de Internet se asegura que hay entre 140 y 173 especies diferentes. La diversidad se nota, por ejemplo, en el tamaño: los hay de 25 milímetros, y también de más de 10 centímetros.

Su omnipresencia en el planeta no podía evadir Internet, donde los escarabajos protagonizan juegos digitales, o simplemente son motivo principal de insospechados directorios:

'Beetles and coleopterists' (ruso e inglés)
Portal coleóptera (en inglés)
Tipos de escarabajos (en español)
Fábula de Esopo, el Aguila y el escarabajo (en español)
Sitio con juegos, 3d, etc.
Orden Coleóptera, info y fotos (en inglés)
Retratos de escarabajos
Directorio de sitios
Coleóptera en The Bug Page (en inglés)

Mamíferos acorazados

Quienes deseen encontrarlos en Internet podrán probar con muchos nombres: armadillo, mulita, quirquincho, tatú, cachicamo. Todos describen, en diferentes países y regiones, a uno de los habitantes más extraños de América: un mamífero acorazado.

Desde el punto de vista científico tienen otra denominación: forman parte de la orden Edentata y de la familia Dasypodidae. Existen unas veinte especies distintas de armadillos, que habitan en diferentes latitudes e incluso tienen hábitos distintos, aunque todos comparten como característica fundamental la caparazón, hecha de huesos.

Los armadillos o quirquinchos aparecieron hace unos 50 millones de años en el territorio de América del Sur. Hay numerosos restos fósiles que evidencian su presencia, y la de antiguos parientes ya extintos, como el gliptodonte. Su curiosa apariencia maravilló a los primeros europeos que los vieron, pero su existencia para entonces ya nutría el conocimiento de los pueblos indígenas.

Su presencia es escurridiza. Pero sin embargo es fácil de detectarlos en nuestra cultura: en cuentos y leyendas de lugares como Perú, México y Bolivia. El caparazón del quirquincho ha sido utilizado para fabricar un tipo de charango, instrumento de cuerdas originario de Bolivia. Y en algunas zonas, esta especie es considerada comestible.

En la actualidad es posible encontrar armadillos desde el sur de Chile hasta la parte meridional de EE.UU. Su presencia en América del Norte data de mediados del siglo pasado, y en algunos lugares, como en Texas, son tan abundantes que muchos los consideran una plaga.

Pero en otras regiones hay especies de armadillos que enfrentan el peligro de extinción, ya sea por depredación o por la destrucción de su hábitat. Es lo que sucede, por ejemplo, con el armadillo gigante.

Portal armadillo Online (en inglés)
El mundo científico de los armadillos (en inglés)
Quirquincho según enciclopedia (en español)
Sobre la mulita argentina (en español)
Biología del tatú (en portugués)
Invasión de armadillos a EE.UU. (en inglés)
Armadillos en texas (en inglés)
Breve leyenda sobre el armadillo mexicano (en español)
Leyenda boliviana (en español)
Leyenda peruana (en español)
El cachicamo en la gastronomía (en español)
Armadillo guisado (en español)
Tatú canastra/Armadillo gigante (en portugués)
Origen del charango (en español)

 


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados

 

 

Maiz del Estado de Michoacán en México. Crédito: Claudio Contreras
   Maiz del Estado de Michoacán en México.
Crédito: Claudio Contreras



El otro mundo

Sube la temperatura

Una familia numerosa

Humo y niebla

Caparazones marinos

Un aroma planetario

Tesoro Submarino

La miel de la vida

Las pequeñas devoradoras

El americano solitario

Murciélagos guaneros, volcanes y ballena gris

Monos en peligro, paleontólogos y zoo

 

 

 

 

 

 

 

Vida de coleópteros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

venta de armadillo en Tixkokob, Yucatan, méxico

Venta de armadillo en Tixkokob, Yucatan, México. Crédito: Claudio Contreras