Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
              Grandes
              Plumas
 Diálogos
  ¿Quiénes somos?
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
¿Quienes somos?

Javier Pérez de Cuéllar

Ex Secretario General de la ONU


El líder político Javier Pérez de Cuéllar nació en enero de 1920 en Lima, capital de Perú, donde cursó la licenciatura en Derecho en la Universidad Católica.

Considerado uno de los más grandes diplomáticos peruanos del último siglo ingresó en el Ministerio de Asuntos Exteriores del país andino en los albores de la década del 40. Cuatro años más tarde, inició una brillante carrera en el campo de las relaciones internacionales.

En 1944 desempeñó funciones de secretario de embajada en Francia, Gran Bretaña, Bolivia y Brasil, así como de ministro consejero en esta última. Para 1962, un año después de haber regresado a su ciudad natal, Pérez de Cuéllar ascendió al rango de embajador al ocupar, sucesivamente, los cargos de director del Departamento Jurídico, de Administración, de Protocolo y de Asuntos Políticos.
En su ascendente carrera, Pérez de Cuéllar fue nombrado viceministro de Relaciones Exteriores de su país en 1966 y en 1981 tomó posesión como Asesor Jurídico de la cancillería. El destacado diplomático ocupó además el puesto de Embajador en Suiza, la desaparecida Unión Soviética, Polonia y Venezuela.

En 1971 el gobierno de Lima lo designó como Representante Permanente de Perú ante la ONU, y encabezó las delegaciones de su país en todas las sesiones de la Asamblea General del organismo mundial hasta 1975.

Entre 1973 y 1975, Perú formó parte del Consejo de Seguridad de la ONU. En su calidad de presidente del máximo órgano de decisión del organismo, Pérez de Cuéllar afrontó el conflicto que vivió Chipre a mediados de 1974.

Al año siguiente, el diplomático peruano fue nombrado Represente Especial del Secretario General en Chipre, donde permaneció hasta diciembre de 1977. Tras desempeñarse como Secretario General Adjunto de Asuntos Políticos Especiales de la ONU, Pérez de Cuéllar actuó como representante personal del Secretario General en el delicado conflicto de Afganistán, responsabilidad que alternó aún después de haberse reincorporado al Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú.

Javier Pérez de Cuéllar fue electo Secretario General de la ONU en 1981, en sustitución del austríaco Kurt Waldheim, convirtiéndose en el quinto diplomático y en el primer latinoamericano en ocupar el máximo cargo del organismo internacional. Cinco años después, el destacado diplomático fue reelecto para otro mandato de cinco años.

La vasta experiencia acumulada a lo largo de más de cinco décadas, formó una imagen del líder peruano de negociador incansable, efectivo y discreto, además de paciente y cauteloso.

Entre otras características de su gestión al frente de la ONU, se cuenta el interés de Pérez de Cuéllar por los acontecimientos en los países en desarrollo. Asimismo, fueron notables sus actuaciones como pacificador en crisis como la protagonizada por Argentina y Gran Bretaña en la disputa de la islas Malvinas, y en el conflicto de Libia y, por supuesto, de Afganistán.

En el ámbito mundial es reconocido el papel de Pérez de Cuéllar a favor de los esfuerzos para lograr la pacificación de América Central, en el marco del llamado grupo Contadora.

Todo ese bagaje justificó el prestigio de Pérez de Cuéllar, aunque además confirmó a la ONU en su papel de principal foro de discusión de los problemas mundiales, de acuerdo con la opinión de la comunidad internacional, que reconoce al erudito diplomático peruano como un hombre de profundas convicciones diplomáticas, y de amplio talento y capacidad para conducir múltiples y peligrosos desafíos.

En su faceta política, Pérez de Cuéllar fundó en 1994 la Unión por Perú, una organización de tintes democráticos insertada en los procesos del país andino y al frente de la cual el diplomático internacional se postuló para la presidencia de su país en las elecciones generales de 1995.

 

 

 



Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados